Menú Cerrar

Antioxidantes

En el mundo de la belleza y el bienestar, la palabra «antioxidante» resuena con frecuencia. Pero ¿Qué son realmente estos activos y para qué sirven?

Una teoría para explicar las causas del envejecimiento, es la teoría del estrés oxidativo, según la cual las moléculas altamente reactivas, vinculadas al oxígeno, dañan a cada instante nuestras moléculas más vitales, como el ADN o los componentes de las membranas celulares. Estas moléculas altamente reactivas se conocen como radicales libres o especies de oxígeno reactivo (EOR o ROS por sus siglas en inglés).

Las EOR no sólo son nocivas porque tienen funciones biológicas importantes, particularmente en la comunicación entre las células. Así que las necesitamos. Sin embargo, durante el estrés oxidativo, se producen en exceso y nuestro sistema antioxidante natural (que secreta superóxido dismutasa, glutatión y catalasa), que normalmente elimina las EOR, ya no es suficiente para mantener el equilibrio. Estas moléculas causan entonces un daño significativo y se encuentran en el origen de una serie de enfermedades crónicas.

En la piel, la oxidación es un fenómeno importante responsable del envejecimiento celular. Daña las células de la piel, tanto en la epidermis como en la dermis y contribuye a su degeneración.

Los antioxidantes son, por lo tanto, valiosos aliados para ayudar a la piel a luchar contra los radicales libres producidos en alta concentración durante el estrés oxidativo. Como su nombre indica, los antioxidantes son inhibidores de la oxidación y ayudarán a eliminar el exceso de radicales libres en las células.

En cosmética, un antioxidante puede ser empleado por dos razones principales:

●  Para proteger la fórmula de la oxidación y en particular del enranciamiento de las sustancias grasas de origen vegetal (aceites, mantecas, ceras…). Los antioxidantes permiten una mejor conservación de estos productos, por lo tanto, es aconsejable añadir algunos en preparados oleosos y que no contengan agua (crema batida de karité, bálsamo labial, etc.).

●  Ayudar a la piel a luchar contra los radicales libres, factores del envejecimiento cutáneo prematuro. En primer lugar detienen la destrucción de las células por los radicales libres. En segundo lugar, actúan estimulando la producción de antioxidantes por parte del propio organismo.


error: Content is protected !!