Menú Cerrar

Tensoactivos o Surfactantes

Un Tensoactivo es un compuesto que modifica la tensión superficial en la superficie de contacto entre dos fases. Los compuestos tensioactivos son moléculas anfifílicas, es decir, que tienen dos polaridades diferentes: una lipofílica (posee una fuerte afinidad con los cuerpos grasos), y la otra hidrofílica, que tiene una fuerte afinidad con el agua, de manera que se consigue mezclar de forma estable (como si fuera uno solo) dos productos con propiedades distintas que normalmente se repelen.

Se emplean normalmente en la elaboración de algunos jabones y champús.

Los surfactantes pueden tener diferentes funcionalidades dependiendo de sus propiedades:

●  Agente detergente (o limpiador), es decir, capaz de eliminar impurezas y manchas.

●  Agente espumante: actúa sobre la interfaz agua-aire. Este tipo de agente permite la dispersión de un gran volumen de gas en un pequeño volumen de líquido, facilitando así la formación de espuma.

●  Agente humectante: este tipo de agente permite una mayor dispersión de un líquido en un sólido.

●  Emulsionante: un emulsionante permite mezclar dos líquidos inmiscibles, por ejemplo agua y aceite, y así formar una “emulsión”.

●  Acondicionador: este tipo de agente desenreda el cabello y reduce el encrespamiento y los efectos estáticos del cepillado.

Existen cuatro tipos de compuestos tensoactivos, que se agrupan de acuerdo con la naturaleza de la parte hidrofílica:

Tensioactivos aniónicos: la parte hidrófila está cargada negativamente (anión). Estos tensioactivos son particularmente detergentes.

Tensioactivos catiónicos: la parte hidrófila está cargada positivamente (catión). Estos surfactantes pueden irritar las membranas mucosas.

Tensioactivos anfotéricos: con dos cargas, una positiva y otra negativa.

Surfactantes no iónicos: la molécula no tiene carga. Estos son los más recomendables, ya que no irritan y son biodegradables.


error: Content is protected !!