Algunos Consejos para Optimizar tus Aromas

Si utilizas habitualmente aceites esenciales, probablemente te hayas dado cuenta de que el aroma de las mezclas es más ligero, más dulce y más sublime cuando se difunden que cuando se huelen, por ejemplo, directamente del frasco o incluso cuando se aplican sobre la piel.

Es algo a tener en cuenta cuando pruebes un nuevo aceite o una nueva mezcla: antes de emitir un juicio definitivo, difunde la mezcla, en lugar de basar tu valoración únicamente en el aroma que se desprende al oler el frasco.

La difusión permite que las moléculas de los aceites esenciales se distribuyan a través de delicadas partículas en el aire, obsequiándonos con un entramado de fragancias. Así se consigue un aroma más ligero y sutil que suele resultar más agradable, más etéreo, menos denso y pesado.

Por supuesto, para mayor comodidad y facilidad de transporte, nada mejor que un roll-on, un collar de Aromaterapia o un inhalador. Una buena mezcla seguirá siendo agradable independientemente del método de dispersión, pero al evaluarla, ten en cuenta que una mezcla que calificas con un 8, puede ser de 10 cuando la difundes.

Para «resetear» tu nariz y hacer «borrón y cuenta nueva» al probar aceites y mezclas, guarda posos de café, medio limón o una hierba como el Romero para oler entre medias y con ello evitar que el aroma anterior influya en el nuevo. Si es necesario, sal un rato al exterior y deja que el aire fresco te ayude a despejar las fosas nasales.

Fatiga Olfativa … ¿dónde ha ido a parar el olor?

Otra cosa con la que te puedes encontrar, es la aclimatación al olor tras una exposición continuada. Esta «habituación» se produce cuando el sentido del olfato se vuelve «ciego» a un aceite o aroma concreto.

Se trata de una experiencia frecuente en nuestros hogares: puedes visitar a un amigo y oler la combinación de comida, telas y olores ambientales que desprende su casa, mientras que él no puede oler nada en absoluto. También puede que te apliques un perfume y más tarde alguien comente lo bien que hueles, mientras que tú ya no lo hueles.

Para contrarrestar este efecto con tus aceites esenciales, puedes poner en práctica algunas medidas:

●  Permite que tu nariz descanse de ese aroma: sal al aire libre, apaga el difusor, huele otra cosa.

●  Cambia con frecuencia las mezclas de aceites de tu difusor para evitar la habituación a un aroma determinado.

●  Utiliza difusores que dispersen de forma intermitente (la mayoría de los difusores ultrasónicos lo hacen de forma continuada durante un tiempo determinado).

Los aromas, al igual que la comida y el arte, son totalmente personales. Ninguna mezcla o aceite esencial será del agrado de todo el mundo. Pero más allá de las preferencias personales, los aromas cambian a lo largo del día en función del lugar, la comida e incluso nuestro estado de ánimo y, por supuesto, también evolucionan con el tiempo, hasta que finalmente caducan (esto no sucederá si los utilizas con frecuencia: no guardes tus aromas, incorpóralos a tu día a día).

Mantener una actitud de «dejarse llevar» hacia los aceites esenciales y la Aromaterapia, es útil: disfrutar de la naturaleza cambiante y en constante evolución del aroma, sin apegarse demasiado a una experiencia específica de un aceite o una mezcla. Como se suele decir, “nunca cruzas dos veces el mismo río“… lo mismo puede aplicarse a los aromas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

“My first thought was, who am I to teach?”

– Mary Kate McDevitt, Skillshare teacher with 50,000 students

WATCH VIDEO

I'm a Copywriter in a Digital Agency, I was searching for courses that'll help me broaden my skill set. Before signing up for Rob's.

Error: Formulario de contacto no encontrado.

TRUSTED BY OVER 6000+ STUDENTS

Join our community of students around,the world helping you succeed.

GET STARTED
Tu Carrito está Vacío