Sensibilización a los Aceites Esenciales

Cada vez son más frecuentes los casos de sensibilización. Esto se debe principalmente al aumento del uso de aceites esenciales puros (sin diluir) sobre la piel e incluso en uso interno. Es posible que puedas utilizar aceites puros durante años, pero si lo haces, ten en cuenta que aumentará el riesgo de sensibilización, que puede ser irreversible y extenderse a otros compuestos aromáticos distintos a aquel al que te sensibilizaste originalmente.

Los aceites esenciales son hermosos regalos de la naturaleza y su uso es cada vez más popular. Sin embargo, son sustancias altamente concentradas de material vegetal y, cuando se utilizan inadecuadamente y sin respetar los principios de seguridad, pueden ser, como mínimo, irritantes y, como máximo, tóxicos y en algunos pocos casos, incluso letales.

Una de las primeras cuestiones de seguridad es comprender las tres reacciones importantes que se producen en la piel cuando se utilizan aceites esenciales por vía tópica. Éstas son:

●  Irritación: localizada en las zonas donde se ha aplicado el aceite o mezcla de aceites.

●  Fototoxicidad: una reacción (inducida por la luz) a un aceite esencial fotoactivo que requiere el contacto con el aromático y la posterior exposición a la luz UV.

●  Sensibilización: reacción alérgica a cualquier compuesto aromático. Puede desarrollarse en cualquier momento.

La reacción alérgica a los aceites esenciales, conocida como «sensibilización», es la peor.

La sensibilización es, en esencia, una respuesta inmunitaria alérgica. También puede denominarse «dermatitis alérgica de contacto» (DAC). Normalmente la piel reacciona en forma de erupción cutánea, enrojecimiento con manchas, a menudo acompañado de ligeras ampollas.

Ocurre con más frecuencia en las mujeres, debido a la cantidad y frecuencia de uso de compuestos aromáticos.

Una pista importante sobre la sensibilización, es que la reacción puede aparecer o no en la zona de aplicación (a diferencia de la irritación, que siempre se localiza en la zona en la que se ha estado en contacto con la sustancia agresora). Por ejemplo, si se aplica un aceite o una mezcla en el brazo, la reacción (sensibilización) puede aparecer en el pecho, en el cuello o en cualquier otra zona del cuerpo.

En algunos casos, llevará tiempo averiguar a qué aceite se está reaccionando. Se considera que la sensibilización es impredecible, ya que algunas personas serán sensibles a un alérgeno potencial y otras no.

Sin embargo, una vez que se produce la sensibilización con un aceite esencial específico, con el uso posterior casi siempre la reacción se producirá más rápidamente y durará más que la vez anterior. Por lo tanto, si un aceite esencial provoca una reacción, debe suspenderse inmediatamente su empleo, ya que es muy probable que la próxima vez la reacción sea más severa.

¿Qué puedes hacer?

●  Diluir siempre. Ante todo, no apliques aceites esenciales sin diluir directamente del frasco. Mézclalos previamente con un aceite portador en una dilución baja (entre el 5% y el 10%). Diluye siempre los aceites esenciales y no utilices aceites oxidados o caducados sobre la piel. Esto último es válido para todos los aceites, pero especialmente para los de las familias químicas de los fenoles, los aldehídos y los monoterpenos.

●  Test de tolerancia cutánea. Realiza primero una prueba del parche, especialmente cuando se trate de aceites nuevos y desconocidos. Para ello, aplica el aceite a utilizar en la cara interna del pliegue del codo y cubre la zona. Espera al menos 48 horas. Si en este tiempo notas picor, aunque sea leve, evita el aceite testado.

●  La información es clave. Como mínimo, lea las precauciones de seguridad del proveedor del aceite esencial e infórmate sobre el aceite en fuentes acreditadas. Existe mucha desinformación, por lo que es fundamental trabajar con proveedores de confianza y recurrir a información fidedigna.

●  No utilizar un solo AE durante un periodo de tiempo prolongado. Incluso el de Lavanda puede causar sensibilización si se utiliza durante un periodo prolongado. Es una buena idea tomar un descanso de un aceite esencial específico tras un cierto período de uso. Incluso es recomendable de vez en cuando realizar una pequeña pausa de los aceites esenciales para permitir que tus sentidos se tomen un descanso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

“My first thought was, who am I to teach?”

– Mary Kate McDevitt, Skillshare teacher with 50,000 students

WATCH VIDEO

I'm a Copywriter in a Digital Agency, I was searching for courses that'll help me broaden my skill set. Before signing up for Rob's.

Error: Formulario de contacto no encontrado.

TRUSTED BY OVER 6000+ STUDENTS

Join our community of students around,the world helping you succeed.

GET STARTED
Tu Carrito está Vacío