Trabajos de Jardinería y la Ayuda de los Aceites Esenciales

Es muy agradable cultivar un huerto y ver crecer las flores, hierbas y hortalizas que has sembrado. Sin embargo, los mosquitos, las avispas y las quemaduras solares, pueden llegar a ser un verdadero incordio, convirtiendo esta actividad placentera en un auténtico suplicio.

No importa, armados con un buen kit de aceites esenciales, los jardineros pueden hacer frente a cualquier desafío y maximizar el tiempo que pasan en el jardín.

1. Mosquitos

Con el aumento del calor y la humedad durante los meses de primavera/verano, los mosquitos tienen la oportunidad de multiplicarse exponencialmente y arruinar rápidamente una salida al jardín. A los mosquitos les atrae especialmente el olor a ácido láctico que producen nuestros músculos durante una actividad física como la jardinería, lo que nos convierte en el principal objetivo para estos insectos.

Algunos aceites esenciales son especialmente eficaces para disimular el olor a ácido láctico y protegernos de los mosquitos. Entre ellos se encuentran el de Lemongrass, el de Geranio bourbon, el de Pachulí, el de Eucalipto citriodora y el de Palmarosa. Puedes preparar un producto para aplicarlo sobre la piel y el cabello para disuadir a los insectos de picarte mientras trabajas en el jardín. Para una eficacia óptima, aplícatelo cada hora, aprovechando las propiedades repelentes y protectoras de los aceites esenciales, sin tener que recurrir a repelentes de insectos sintéticos como el DEET, que se sabe que es tóxico.

>>  REPELENTE NATURAL DE MOSQUITOS

Cantidad: 100 ml
Conservación: 1 año a temperatura ambiente

Ingredientes:

AE de Lemongrass (Cymbopogon citratus o flexuosus) o de Eucalipto citriodora (Eucalyptus citriodora): 100 gotas
AE de Geranio bourbon (Pelargonium x asperum cv. bourbon): 30 gotas
AE de Palmarosa (Cymbopogon martinii): 20 gotas
Aceite vegetal de Jojoba: 92 ml
Aceite vegetal de Neem: 3 ml

Preparación: verter todos los ingredientes en un frasco dosificador de 100 ml, agitar para mezclar y etiquetar.

Empleo: aplicar sobre la piel antes de salir al jardín y continuar aplicando cada hora.

2. Picaduras e Irritaciones Cutáneas

Los jardineros son especialmente propensos a sufrir picaduras e irritaciones de todo tipo, ya sean de mosquitos, avispas, ortigas o hiedra venenosa. Sea cual sea la causa, varios aceites esenciales son eficaces para calmarlas y acelerar su curación. Entre los más eficaces se encuentran los AE de Manzanilla romana, Espliego, Lavanda, Menta piperita, Hierbabuena, Tanaceto y Lemongrass.

Los aceites esenciales de Manzanilla romana, Tanaceto y diversas lavandas, aliviarán el enrojecimiento; el de Menta piperita tiene un efecto refrescante que reduce los efectos urticantes e irritantes de ciertas plantas; mientras que el de Hierbabuena alivia el picor y el de Lemongrass reduce la inflamación.

>>  FÓRMULA PICADURAS

Cantidad: 5 ml
Conservación: 3 años a temperatura ambiente

Ingredientes:

AE de Espliego (Lavandula spica): 50 gotas
AE de Menta piperita (Mentha x piperita): 30 gotas
AE de Lavanda (Lavandula angustifolia): 20 gotas
AE de Hierbabuena (Mentha spicata): 20 gotas
AE de Lemongrass (Cymbopogon citratus o flexuosus): 20 gotas
AE de Tanaceto (Tanacetum annuum): 10 gotas

Preparación: verter los aceites esenciales en las cantidades indicadas en un frasco de vidrio tintado de 5 ml, mezclar y etiquetar.

Empleo: masajear las zonas afectadas con 2 o 3 gotas de la mezcla. Repetir según la necesidad.

3. Pulgones

Aunque la mayoría de los insectos son muy beneficiosos en el jardín, algunos pueden asfixiar las plantas y matarlas, sobre todo cuando son numerosos. Es el caso de ciertos pulgones.

Varios estudios han demostrado la eficacia del aceite vegetal de Neem (Azadirachta indica) para mantenerlos alejados. Curiosamente, el propio árbol de neem suele librarse de los ataques de insectos, mientras que sus vecinos sufren los daños.

El aceite vegetal de Neem presenta un color marrón verdoso, un olor característico que recuerda al de los puerros y una textura espesa. Es muy fácil beneficiarse de sus propiedades repelentes en el jardín, aplicándolo directamente sobre los tallos de las plantas.

Para ello, toma unas gotas de aceite con los dedos o con la ayuda de un pincel y aplica una fina capa en la parte inferior de los tallos, esto disuade a los pulgones de subir. Repite una vez a la semana si es necesario.

4. Quemaduras Solares

Es fácil perder la noción del tiempo cuando se trabaja en el jardín y, a pesar de aplicarse crema solar, las quemaduras son desgraciadamente frecuentes. El primer gesto debe ser enfriar la piel para calmar la sensación de quemazón.

Un producto en gel es la forma más efectiva de calmar las quemaduras solares. Incluso puede conservarse en el frigorífico para aumentar la sensación de frescor al aplicarlo. La naturaleza ya dispone de un gel ideal para las quemaduras, que se encuentra en las hojas de la planta de Aloe vera. Para aumentar su eficacia, se pueden añadir aceites esenciales que calmen y alivien. De este modo, el preparado puede aplicarse en cuanto aparece la quemadura solar y hasta que ésta haya remitido.

Los aceites esenciales con mayores propiedades calmantes, suavizantes y reparadoras son: Palo de hô, Geranio bourbon, Manzanilla romana, Lavanda, Espliego y Tanaceto. Se puede añadir a esta mezcla hidrolato de Menta piperita por su acción refrescante.

>>  GEL PARA QUEMADURAS SOLARES

Cantidad: 100 g
Conservación: 6 meses a temperatura ambiente

Ingredientes:

AE de Espliego (Lavandula spica): 30 gotas
AE de Palo de hô (Cinnamomum camphora QT linalol): 20 gotas
AE de Tanaceto (Tanacetum annuum): 10 gotas
50 g de gel de Aloe vera
50 g de hidrolato de Menta piperita
1 pizca de goma Xantana

Preparación: mezclar todos los ingredientes en un cuenco con ayuda de una batidora. La consistencia se volverá gelatinosa gracias a la adición de goma xantana. Vierte el producto en un frasco dosificador de 100 ml y etiquétalo.

Empleo: toma el equivalente a ½ cucharadita de producto y masajea las zonas afectadas. Repite varias veces a lo largo del día para calmar la sensación de calor y acelerar la curación de la piel.

5: Suciedad Persistente

Con la suciedad incrustada bajo las uñas y en los surcos de las manos, las resinas pegadas a la piel y el verde de las plantas manchando la piel, puede resultar difícil deshacerse de la suciedad persistente.

Necesitas un jabón que elimine la suciedad persistente y sea suave con la piel. Para ello, se añaden posos de café a una base limpiadora natural. Se añaden aceites esenciales desinfectantes para ayudar a curar los arañazos y cortes causados por la jardinería.

Existen varios aceites y esencias interesantes, ya sea por sus propiedades antibacterianas o por su agradable aroma: Palo de hô, Limón (cáscara), Árbol del té, Lavanda, Tomillo QT linalol, Palmarosa, Eucalipto radiata, Pícea negra y Abeto balsámico.

>>  LIMPIADOR NATURAL PARA LAS MANOS

Cantidad: 100 ml

Cojnservación: 1 año a temperatura ambiente

Ingredientes:

AE de Abeto balsámico (Abies balsamea): 50 gotas
Esencia de Limón – cáscara (Citrus limonum): 20 gotas
AE de Árbol del té (Melaleuca alternifolia): 10 gotas
AE de Palmarosa (Cymbopogon martinii): 10 gotas
Jabón líquido natural neutro: 70 ml
Hidrolato de Pícea negra: 30 ml
1 cucharada sopera de posos de café bien secos

Preparación: mezclar todos los ingredientes en un cuenco. Verter la mezcla en un frasco o botella de 100 ml y etiquetar.

Empleo: tomar el equivalente a una cucharadita de jabón y frotar las manos secas antes de mojarlas para formar espuma. Aclarar con agua limpia y aplicar después una buena crema hidratante.

6. Piel Dañada en Manos y Rodillas

Tras una sesión de jardinería, la piel de manos y rodillas suele estar dañada y se beneficiará de un buen tratamiento emoliente y reparador.

Para preparar un producto eficaz, las mantecas vegetales (Aguacate, Cacao, Karité, Mango, etc.) son la mejor elección por sus propiedades suavizantes, nutritivas, emolientes y cicatrizantes. Los aceites esenciales combinan especialmente bien con ellas, y el producto final puede batirse para darle una textura aireada que facilite su aplicación sobre la piel.

Los aceites esenciales cicatrizantes y reparadores se añaden a las sustancias grasas y pueden elegirse entre los siguientes: Palo de hô, Cedro del Atlas, Geranio bourbon, Helicriso italiano, Lavanda, Hierbabuena, Tanaceto e Ylang-ylang.

>>  MANTECA REPARADORA

Cantidad: 100 g

Conservación: 1 año a temperatura ambiente

Ingredientes:

AE de Palo de hô (Cinnamomum camphora QT linalol): 50 gotas
AE de Cedro del Atlas (Cedrus atlantica): 20 gotas
AE de Geranio bourbon (Pelargonium x asperum cv. bourbon): 20 gotas
Manteca de Karité: 50 g
Aceite vegetal de Jojoba: 30 g
Manteca de Mango: 20 g
Vitamina E: 5 gotas

Preparación: mezclar todos los ingredientes en un cuenco con ayuda de una batidora. Al cabo de unos minutos, la mezcla se mezclará y se hinchará como nata montada. Vierte el preparado en un tarro y etiqueta.

Empleo: tomar el equivalente a ½ cucharadita de esta manteca y masajear lenta y profundamente las manos y/o las rodillas. Repetir según la necesidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

“My first thought was, who am I to teach?”

– Mary Kate McDevitt, Skillshare teacher with 50,000 students

WATCH VIDEO

I'm a Copywriter in a Digital Agency, I was searching for courses that'll help me broaden my skill set. Before signing up for Rob's.

Error: Formulario de contacto no encontrado.

TRUSTED BY OVER 6000+ STUDENTS

Join our community of students around,the world helping you succeed.

GET STARTED
Tu Carrito está Vacío