Enjuagues con Aceite

La Historia de los enjuagues con aceite o método Oil Pulling es muy extensa: hace ya más de un milenio que se usa esta terapia. Por tanto, este método atesora una tradición verdaderamente larga, algo que no resulta demasiado sorprendente si lo analizamos. Y es que no es ninguna novedad ser conscientes de que nuestro organismo debería limpiarse con regularidad de sustancias tóxicas y productos de desecho. Por ello, desde los inicios de la historia de la medicina, las terapias de desintoxicación han ocupado un lugar preferente en el canon terapéutico de los expertos en medicina.

Un método transmitido durante generaciones

Para mantener un buen estado de salud es preciso que no nos limitemos a limpiar nuestro cuerpo desde el exterior, sino que también limpiemos el organismo desde el interior. Esto no es un descubrimiento de la época moderna. Mucho antes de los albores de nuestra era, ya los médicos del antiguo Egipto prescribían terapias depurativas especiales, como, por ejemplo, la administración de purgantes o de preparados a base de distintas hierbas.

Por tanto, no sorprende en exceso que también los enjuagues con aceite formases parte del repertorio de las grandes tradiciones medicinales ya en edades tan tempranas. Se consideraban los enjuagues con aceite como un método amplio y eficaz para la limpieza y la desintoxicación; de ahí que, naturalmente, figurase incluido en la “materia médica” de aquellas escuelas de sanación sobre las que se erigió la medicina contemporánea. Este pilar terapéutico hunde sus raíces originalmente en la India, China y los países del Mediterráneo. Los padres fundadores de los antiguos sistemas de medicina son Charaka y Sushruta en el caso del Ayurveda (medicina tradicional india), el Emperador Amarillo para la medicina china tradicional y los hipocráticos para los médicos de la antigüedad grecorromana.

La madre de la Medicina y los Enjuagues con Aceite

Una medicina ideal no se limita a curar enfermedades, sino que también las previene de forma eficaz y permanente. En este punto coinciden todas las tradiciones medicinales del mundo asiático. Por eso siguen contemplando los tratamientos de limpieza periódicos dentro de sus programas de tratamiento, de forma similar a lo que sucede en el Ayurveda, la medicina tradicional india. En esta última los enjuagues con aceite ocupan un lugar destacado para la prevención y también para el tratamiento de problemas de salud.

Las raíces del Ayurveda tienen su origen en el tercer milenio a. de C. Su nombre se deriva de la unión de las palabras ayus, “vida” y veda, “saber”. De su combinación surge el saber de la vida, que se corresponde exactamente con los principios de la medicina tradicional india; es decir, fusionar las enseñanzas de la medicina y el arte de vivir bien en un único concepto. Por tanto, los conceptos del Ayurveda abarcan todos los aspectos de la vida cotidiana, por lo cual son aplicables tanto en los días de enfermedad como en los días de salud.

El Ayurveda constituye la base de muchos sistemas de curación fuera de la India; también de la medicina tradicional china. Asimismo, la medicina occidental ha recibido una influencia decisiva de los saberes ayurvédicos: de hecho, los médicos de la escuela hipocrática nos han transmitido que administraban sus tratamientos apoyándose estrechamente en las enseñanzas ayurvédicas. Por algo se conoce al Ayurveda como la madre de la medicina.

En nuestros días tales enseñanzas no han perdido un ápice de actualidad. Después de que la medicina tradicional del subcontinente indio sufriese un largo periodo de opresión como consecuencia de la dominación colonial británica, hoy vuelve a formar parte indiscutible de los saberes indios sobre salud. Con el interés creciente por los métodos de curación naturales, la madre de la medicina finalmente goza de una importancia cada vez mayor y más significativa en nuestro entorno cultural. En este contexto también se verifica la eficacia de muchas de las terapias ayurvédicas de acuerdo con los criterios científicos modernos. Los resultados refrendan que el Ayurveda alberga un gigantesco potencial. Como disciplina medicinal moderna y completa ha demostrado su eficacia, por ejemplo, en una serie de enfermedades, para cuyo tratamiento nuestra medicina occidental hasta la fecha se ha topado con limitaciones.

Cinco tratamientos para el cuidado de la Salud

Todos los tratamientos ayurvédicos tienen como objetivo mantener o recuperar el equilibrio de los biotipos o energías, los doshas. Esto se consigue, por un lado, mediante medicamentos a base de extractos vegetales.

Dentro del canon terapéutico ayurvédico, la Fitoterapia desempeña un papel clave. Los remedios ayurvédicos preparados con extractos de plantas siguen recetas transmitidas a lo largo de los siglos y se obtienen mediante procedimientos tradicionales. Por otro lado, las terapias depurativas se encargan de conservar el estado de salud de la persona o de curarla. El elemento más significativo en este ámbito son los tratamientos del panchakarma, en español “cinco tratamientos” o “cinco terapias”. Estas medidas terapéuticas, que ya se han establecido y gozan de reconocimiento en Europa, constan de un complejo sistema perfectamente coordinado, formado por tratamientos depurativos y masajes con aceites. Una de estas medidas es el gandusha, término que denomina los enjuagues con aceites ayurvédicos.

Los Gandusha

En la medicina ayurvédica, generalmente, para los enjuagues se emplea aceite de Sésamo o Ghee (mantequilla clarificada) caliente. Los enjuagues ayurvédicos con aceite no se diferencian en el fondo de las prácticas de enjuagues con aceite que conocemos en nuestro entorno.

La duración de la terapia ayurvédica de enjuagues con aceite puede presentar grandes diferencias individuales. Señal de que el tratamiento ha actuado con eficacia es que brotan algunas lágrimas y las fosas nasales se humedecen, lo que sucede un poco antes o después según la persona.

Gárgaras para preservar la Salud

Las gárgaras con aceite, otra forma de denominar a los enjuagues, son una práctica habitual desde hace muchos años también fuera de las fronteras de la India. Entre otros lugares, por ejemplo, en el Tíbet, el techo del mundo. También en China, cuna de una cultura milenaria, donde se conoce y utiliza este tratamiento desde hace muchos siglos. La medicina tradicional china ha empleado y aplica todavía hoy los enjuagues con aceite, de forma similar al Ayurveda, tanto para fines de prevención como de curación.

El cuidado de la salud mediante el recurso a los aceites también es una práctica asociada a la medicina popular rusa, especialmente en Bielorrusia y Ucrania, donde fue y es una terapia muy apreciada.

Si nos fijamos en la concepción que tiene la medicina popular rusa sobre los enjuagues con aceite, encontraremos el aceite de Girasol (Helianthus annuus) encabezando la lista, en un puesto muy destacado. Ahora bien, hay otros tipos de aceite perfectamente aptos para estas terapias, entre los que citamos los siguientes: aceite de Cacahuete o maní (Arachis hypogaea), aceite de Cártamo o alazor (Carthamus tinctorius), aceite de semillas de Colza (Brassica napus), aceite de germen de Tirgo (Triticum vulgare), aceite de Linaza (Linum usitatissimum), aceite de Oliva (Olea europaea), aceite de pipas de Calabaza (Cucurbita pepo var. Styriaca), aceite de Sésamo (Sesamum indicum).

Una vez al día: ésta es tu Terapia

Los enjuagues con aceite son una terapia muy fácil de aplicar. Puedes ponerla en práctica sin necesidad de preparativos o conocimientos especiales. Todo cuanto necesitas son cinco minutos.

En principio los enjuagues se pueden realizar en cualquier momento. Sin embargo, por regla general, el mejor momento para ello sería la mañana, nada más levantarse y antes de llevarse cualquier cosa a la boca. Ello se debe a que, durante la noche, gran cantidad de residuos, toxinas y sustancias nocivas se asientan en la mucosa bucal, de manera que si ingerimos cualquier cosa antes de realizar el enjuague con aceite, provocaremos que buena parte de esas sustancias nocivas que deseamos desechar vuelvan a penetrar en nuestro organismo.

Abre la boca… y adentro con el aceite! Lo mejor es una cucharada sopera colmada. Si te parece demasiado, prueba con sólo una cucharadita, pero lo recomendable es ir aumentando la cantidad poco a poco hasta llegar a la cucharada colmada.

Sorbe el aceite de la cuchara. En cuanto lo hayas absorbido todo, debes procurar que el aceite se mantenga dentro de la boca siempre en movimiento: hazlo pasar entre los dientes, mastícalo suavemente, pásalo de un lado a otro, enjuágate a fondo. Todo ello actuando con suavidad, sin provocar tensiones ni forzar la musculatura.

No te extrañes si adviertes que la consistencia del aceite va cambiando durante el enjuague. Es habitual que se vuelva cada vez más fluido, lo que deriva de la emulsión que conforma al mezclarse con la saliva. Poco a poco se formará una especie de espuma, completamente normal y que incluso es buena señal.

Mientras te enjuagas, mantén la cabeza recta o, todavía mejor, ligeramente inclinada hacia delante. Evita a toda costa reclinar la cabeza hacia atrás, porque si lo haces, corres el riesgo de tragar algo de este aceite. Evita que ocurra, ya que el objetivo es expulsar del organismo todas las sustancias perjudiciales recogidas, no volver a ingerirlas.

Tras escupir el aceite, enjuágate a fondo toda la boca varias veces con agua caliente. A continuación, lávate los dientes normalmente con el cepillo.

Habitualmente hay que esperar de cuatro a seis semanas hasta que se manifiestan los efectos generales de los enjuagues con aceite y ejercen sus propiedades benéficas en todos los niveles. Por tanto, es buena idea seguir una cura de enjuagues con aceite de forma regular cada primavera y cada otoño, de cuatro a seis semanas de duración. Ahora bien, no existen contraindicaciones en realizar enjuagues con aceite a diario. Muchas personas afirman que llevan ya muchos años aplicando este método.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

“My first thought was, who am I to teach?”

– Mary Kate McDevitt, Skillshare teacher with 50,000 students

WATCH VIDEO

I'm a Copywriter in a Digital Agency, I was searching for courses that'll help me broaden my skill set. Before signing up for Rob's.

Error: Formulario de contacto no encontrado.

TRUSTED BY OVER 6000+ STUDENTS

Join our community of students around,the world helping you succeed.

GET STARTED

 OFERTA 3 X 2 
 EN TODAS LAS FÓRMULAS 
 DE AROMATERAPIA
 

¡Elige 3 y Paga SÓLO 2!
(gratis la de menor importe, oferta por tiempo limitado)


 
close-link
Tu Carrito está Vacío